Los TRADE pueden deducir más

Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE)

Imagina que eres empresario persona física y en tu IRPF se aplica una reducción del 5% del rendimiento neto por gastos de difícil justificación. ¿Sabes que en algunos casos existe una alternativa mejor?

Si desarrollas tu actividad como empresario individual y estás acogido al régimen de estimación directa simplificada del IRPF, puede deducirse como gasto un 5% del rendimiento neto en concepto de provisiones deducibles y gastos de difícil justificación. Sin embargo, a partir de 2015 el valor de esta reducción se ha limitado a 2.000 euros al año. Por lo tanto:

  • Si tu rendimiento neto anual supera los 40.000 euros, sólo se podrá deducir un importe fijo de 2.000 euros.
  • Si es inferior a 40.000 euros, podrá seguir computando un gasto del 5% de dicho rendimiento, como hasta ahora.

Reducción fija

No obstante, antes de deducirse este gasto en tu próxima declaración del IRPF, comprueba si tienes derecho a una reducción alternativa (incompatible con el gasto indicado) y que, en general, oscila en un valor fijo de entre los 2.000 y los 3.700 euros (en función de cuál haya sido el rendimiento neto obtenido). Es la denominada reducción por el ejercicio de determinadas actividades económicas

Requisitos de la reducción

Puedes optar por dicha reducción (en lugar de la deducción por gastos de difícil justificación) si te encuentras en alguno de estos dos supuestos:

  • Si sólo facturas a una única persona o sociedad con la que no guarde vinculación.
  • O bien si eres un trabajador autónomo económicamente independiente (TRADE).
  • Además, en ambos casos es preciso que se cumplan ciertos requisitos (entre otros, que los gastos deducibles de su actividad no superen el 30% de sus ingresos íntegros, o que al menos el 70% de los ingresos del ejercicio estén sometidos a retención).

Verifica si eres TRADE

Muchos empresarios individuales son TRADE sin saberlo. A causa de ello, dejan de disfrutar tanto de la reducción indicada como de ciertos beneficios que la ley les reconoce (como tener derecho a una interrupción anual de su actividad de 18 días hábiles). Comprueba si puedes ser calificado como TRADE. Deberás cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Al menos el 75% de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales deben proceder de servicios a un mismo cliente con el que no esté vinculado.
  • Además, dichos servicios se deben realizar de forma directa, habitual y personal.

Contrato

Para tener la consideración de TRADE basta con cumplir los requisitos previstos en la ley, sin que sea necesario tener un contrato firmado con tu cliente principal. Sin embargo, y para no tener problemas de prueba frente a Hacienda, es recomendable que firmes dicho contrato con tu cliente principal, y que lo inscriban en el Servicio Público de Empleo Estatal. Atención: Tu cliente no debería negarse a la firma y, a cambio, tú saldrías beneficiado.

Si facturas a un único cliente o si tiene el carácter de TRADE, puedes optar por aplicar la reducción por el ejercicio de determinadas actividades económicas, lo que permitirá deducirse entre 2.000 y 3.700 euros.

Deja un comentario