Obligación de declarar los bienes y derechos situados en el extranjero

Obligación de declarar los bienes y derechos situados en el extranjero, asesoría empresarial

El próximo 30 de abril del 2013 finaliza el periodo para presentar a la Agencia Tributaria la nueva declaración anual informativa sobre los bienes y derechos situados fuera del territorio español. Modelo 720.

¿Quién está obligado a presentar la declaración?
Todas las personas físicas y jurídicas residentes en el territorio español, establecimientos permanentes de entidades no residentes, comunidades de bienes y otros entes sin personalidad jurídica que a 31 de diciembre del 2012 (o en cualquier momento de 2012) hayan estado en alguna de estas situaciones:

  • Que hayan sido titulares, representantes, autorizados, beneficiarios, o hayan tenido poder de disposición sobre cuentas corrientes en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Que hayan sido titulares de valores, derechos, seguros, rendas vitalicias o temporales, depositadas, gestionadas u obtenidas en el extranjero.
  • Titulares de bienes inmuebles o derechos reales sobre los mismos situados en el extranjero.

¿Qué bienes y derechos han de informarse?

  • Cuentas corrientes o depósitos en entidades financieras situadas fuera del territorio español, cuando los saldos a 31/12/2012 o los saldos medios correspondientes al último trimestre de 2012, superen, conjuntamente (es decir, todas la cuentas) los 50.000 euros.
  • Valores (obligaciones, acciones y participaciones en entidades o fondos de inversión), derechos, seguros de vida o invalidez y rentas (vitalicias o temporales) depositadas, gestionadas u obtenidas en el extranjero, cuando su valor a 31/12/2012 sea, conjuntamente, superior a 50.000 euros.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre los mismos situados en el extranjero, siempre que su valor conjunto sea superior a 50.000 euros.

¿Cuándo se ha de presentar la declaración?
El plazo para entregar la declaración se extiende desde el 1 de febrero de 2013 hasta el 30 de abril de 2013.

Consecuencias de no presentar la declaración (Modelo 720)

  • Imposición de una sanción de 5.000 euros por cada dato no declarado, con un mínimo de 10.000 euros.
  • La no prescripción de las rentas no declaradas que se correspondan con bienes y derechos situados en el extranjero. En caso de Inspección, estas rentas serían consideradas ganancias patrimoniales no justificadas y se imputarían en el último de los ejercicios no prescritos, con una sanción del 150% sobre la cuota del IRPF o del Impuesto sobre Sociedades dejada de ingresar.

Para más información, puede contactar con:

CINC Assessoria
Figueres: 972 675 615
Girona: 972 940 940
Barcelona: 933 030 060

Núria Fernández – CINC, Centro de negocios y Asesoría de empresas

Deja un comentario