Cómo convertir tu idea de negocio en una empresa

Cómo convertir tu idea de negocio en una empresa

Todo buen emprendedor debe convertirse en un gestor que reclute al personal adecuado, lo dirija y motive de forma correcta, cuide las ventas y vigile la parte financiera. Aún así, las estadísticas dicen que el 80% de los nuevos negocios no cumple los dos años de vida.

<<Si quieres crecer tienes que apoyarte en el equipo y entender que no puedes hacerlo todo. Sigues siendo tu propio jefe pero no tienes poder de decisión absoluto. Hay que aprender a delegar y perder el miedo a los errores que los demás puedan cometer>>, explica Jon Uriarte, co-fundador de Ticketbis.

Sergio Martínez-Cava, subdirector de la Fundación de la Innovación de Bankinter, asegura que <<para superar esa barrera (la de los primeros 2 años de vida) es fundamental prever un modelo de negocio escalable que, desde los inicios, prevea una progresión que sea válido para la expansión>>.

Por su parte, Daniel Soriano, profesor de gestión emprendedora del IE Business School, considera que para permanecer en el mercado el emprendedor debe cambiar de mentalidad: <<Tiene que dejar descansar el espíritu innovador, asumir que la vorágine del principio ha dado paso a la rutina y reconvertirse en un perfil más gestor. En definitiva, debe ser consciente de que se encuentra en una nueva fase>>.

Gestionar un equipo
Jacobo Martínez, socio de Eversheds Nicea, y Pilar Tortosa, directora de recursos humanos del mismo bufete de abogados, nos explican cuáles son los pormenores de la gestión de personal para evitar que la mala gestión haga sombra a una buena idea de negocio:

  • Contratación. Se debe mantener un equilibrio entre gastos e ingresos. Distingue la función de cada empleado, sobre todo si incorporas a amigos: analiza si realmente están preparados para asumir el puesto.
  • Acogida. Explica a las nuevas incorporaciones sus objetivos laborales, sus herramientas de trabajo e interésate por sus metas. Házles saber que son los responsables de su trabajo.
  • Clima laboral. Estate al día del nivel de satisfacción de tu plantilla, mediante encuestas o simplemente a través de entrevistas personales (no necesariamente formales).
  • Sucesión. Tu relevo y el de los puestos de responsabilidad debe estar previsto y ligado siempre al desarrollo de la actividad profesional.
  • Formación. Diseña un plan que ayude al progreso y crecimiento profesional de tus empleados. Ofrecerles formación es un plus.
  • Comunicación. Escucha, motiva y recompensa a quien haga un esfuerzo extra.
  • Prevención de riesgos y fraude. Elabora un código de conducta que contemple las medidas oportunas contra el fraude y la prevención de riegos laborales.
  • Gestión de crisis. Prepara un plan concreto de actuación que recoja fechas, motivos, consecuencias, planes futuros y posible margen de compensaciones.
  • Disolución. Tu equipo es el primero que debe ser informado ante un posible cierre.

El objetivo común: vender
Jordi Vila Porta, experto en ventas y equipos comerciales, y José Luis Pérez Plà, profesor de márketing estratégico de Esic resumen los puntos que hay que contemplar a la hora de alcanzar el objetivo de cualquier negocio: la venta de sus productos o servicios:

  • Cooperación y coordinación entre departamentos. Si no están todos los departamentos integrados y tienen conciencia de que la finalidad principal es buscar la satisfacción del cliente, el negocio no funcionará. Una buena comunicación y fijar objetivos comunes son la mejor solución
  • Análisis diario. Revisar diariamente cada acción y tarea que se realiza es casi obligado.
  • Vender es una actitud. Sin un buen comercial no hay mucho que hacer. Resulta fundamental que el vendedor los conozca en profundidad y sepa qué valor añadido puede aportar a cada posible cliente.
  • Reponerse al ‘no’. Debes aprender a asumir una negativa, utilizar la imaginación y buscar nuevas opciones.
  • Mantener y fidelizar clientes. Potencia el acercamiento psicológico, escucha sus comentarios y propuestas, porque ellos se convierten en los mejores ‘apóstoles’ de tu compañía, dando a conocer y avalando tu marca.
  • Atraer nuevos usuarios. Para captar más consumidores no hay que vender paquetes cerrados: la flexibilidad y capacidad de adaptación son vitales.
  • Seleccionar los medios. No apuntes a todos los medios. Define el perfil del cliente que quieres y sabrás cúal es la mejor forma de llegar a él.

¿Te parecen buenos consejos para llevar a cabo tu desarrollo empresarial? ¿O echas de menos algún consejo? Si te apetece compartir tu experiencia, anímate a escribir un comentario.

Fuente: Expansion.com

CINC, Centro de negocios y Asesoría de empresas

Deja un comentario